el blindaje continúa en el Congreso

STRONGER TOGETHER. UN GRITO DE LAS MUJERES CONTRA TRUMP DESDE EL INICIO DE SU MANDATO.

Midterm elections 2018: Claves esperanzadoras con rostro de mujeres

El mejor muro contra los extremismos está siendo el muro feminista. Nueva demostración de fuerza feminista en las elecciones estadounidenses de ayer.

Publicado: 2018-11-07

Trump pierde la Cámara de Representantes pero amplía su mayoría en el Senado y así queda un sabor agridulce para los demócratas, pero también para la ciudadanía movilizada que ha visto en esta campaña una oportunidad de poner obstáculo a las políticas de incitación al odio y discriminación impulsadas desde La Casa Blanca. La “ola azul” se ha demostrado potente al recuperar la Cámara de Representantes, pero no basta pues Trump afianza todavía su poder en el Senado. La lucha institucional será intensa. La presión social sigue siendo clave.

La cámara de representantes podrá ahora poner sobre la mesa la fiscalización a la administración Trump y afianzar una agenda legislativa que procure poner ciertos candados a reformas iniciadas durante el gobierno de Obama. No obstante, lo interesante de estas elecciones es la marea feminista. El inédito e histórico papel de las mujeres que han participado rompiendo todos los récords vuelve a demostrar que para detener el auge de los extremismos y el odio, la marea feminista es la revolución y resistencia más efectiva.

El Partido Republicano ha apostado por el discurso del extremo y por la estrategia de Trump. Han preferido dejar de lado aspectos económicos para enfocarse en un tema del que Trump ha hecho bandera y con el cual sostiene una polarización que sigue sumándole réditos políticos: la inmigración. Habrá que ver cómo enfrenta este posicionamiento un partido que, de momento, se “trumpiza” sin evaluar los riesgos políticos a mediano plazo.

Aquí las claves esperanzadoras, nuevamente con rostro de mujeres.

La ola de participación de mujeres en esta campaña ha sido tremenda. No solo quienes aspiraban a representar en determinados cargos, sino también en la movilización de las mujeres desde la ciudadanía este martes electoral. En un país con la diversidad que tiene Estados Unidos y con Trump en La Casa Blanca esto es para celebrar y mucho:

1. Más de cien mujeres han sido elegidas representantes. Sin duda, este es el mejor muro contra Trump. Es la demostración de fuerza del feminismo contra uno de sus más acérrimos y virulentos detractores. Trump las tiene en frente luchando por sus y nuestros derechos ya no solo en las calles, sino potentemente también en las instituciones.

2. Alexandra Ocasio-Cortez, la latina que ganó las primarias demócratas en New York demostrando que sí se puede combatir al establishment incluso dentro de su propio partido, se convierte en la congresista más joven de EEUU. Tiene 29 años.

3. Una “dreamer” llega a la Asamblea de Nueva York. Catalina Cruz es considerada, junto a Ocasión-Cortez, parte del ala de “las insurgentes” dentro del Partido Demócrata. Apelativo que les hace justicia. Cruz es colombiana y se ha convertido en la primera “dreamer” en ocupar un cargo en Nueva York.

4. Dos mujeres musulmanas entran por primera vez al Congreso. Ellas son Ilhan Omar (Minnesota) y Rashida Tlaib (Michigan). Un golpe en la cara a los defensores de la política del miedo, las divisiones y las generalizaciones. Con una agenda que, entre otras cosas, pone la sanidad universal en el centro, ambas quiebran el techo de cristal.

5. Las dos primeras indígenas en la Cámara de Representantes. Ellas son Deb Haaland (Nuevo México) y Sharice Davids (Kansas). Dos mujeres que también quiebran el techo de cristal y rompen los muros que Trump quiere construir como parte de su proyecto político de discriminación. Ambas ponen rostro indígena a una cámara que sin ellas no era del todo representativa.

6. Mayoritariamente, el voto republicano ha sido de los hombres blancos. Ojo con este dato. Cuando hablamos de hacerle frente a Trump y sus políticas es importante valorar este dato. Las mujeres y las minorías (también diversas) han apostado abrumadoramente por el Partido Demócrata. He aquí la verdadera “ola” contra el trumpismo.

7. El 84% de quienes fueron hoy a votar creen que el acoso sexual es un problema grave en EEUU. Esta cifra ratifica los alcances enormes de la marea feminista a nivel mundial y, claro, de los alcances del #MeToo. Un éxito en la batalla cultural contra el machismo.

Se comprueba, esta vez en Estados Unidos, que la mejor resistencia contra los extremismos la vuelve a liderar una marea feminista. Se va quebrando en muchos espacios ese techo de cristal. En la batalla cultural y la batalla política, el machismo y la misoginia van perdiendo posiciones. No obstante, la batalla sigue dura. Toca ahora a las mujeres protagonizar alianzas entre las instituciones y las calles para construir el verdadero muro que merece la pena, el muro contra el machismo, el autoritarismo y el extremismo. Este cambio de aires es auspicioso como un primer y necesario paso. Vamos por más.


Escrito por

Laura Arroyo Gárate

Feminista, lingüista, trabajólica y miope. 100% peruana.


Publicado en

Altoparlante

Altoparlante