#AgroexportaciónSinExplotación

Marcha del orgullo gay en madrid (año: 2014)

Más Pedros Zerolo y menos Marthas Chávez

Mientras en España se cumplen 10 años de la legalización del matrimonio homosexual, en Perú se aprueba un proyecto que busca invisibilizar a la comunidad LGTBIQ y seguir negando sus derechos.

“Perdí los rizos, sí, pero nunca perdí la cabeza” 

Pedro Zerolo

Publicado: 2015-06-10

Ayer, España despertaba con una noticia triste: Pedro Zerolo, un activista feminista comprometido con los derechos de la comunidad LGTBIQ, y el impulsor determinante para lograr la legalización del matrimonio homosexual en este país, fallecía a los 54 años víctima de un cáncer devastador. Los medios de comunicación se sumaron en la ola de pesar y de reconocimiento a este personaje por demás querido.

Durante estos meses viviendo en Madrid me ha resultado imposible pasar por alto las similitudes entre peruanos y españoles. No sólo compartimos el idioma, que no es poca cosa, sino que además me/nos reconozco en la pasión frente a algunas luchas, en las demandas, en el sentido del humor, etc. Pero ayer no pude evitar caer sobre todo en las diferencias, a veces dramáticas, que alejan al Perú de cualquier país que merezca la etiqueta de “desarrollado”. Porque no sólo, ni principalmente, se trata de un tema económico lo que define qué tan “primer mundo” se es o se aspira a ser.

Al medio día de ayer, en una de las cadenas televisivas de mayor audiencia, pude ver al expresidente Zapatero en una actitud que me cuesta muchísimo imaginar de algún ex mandatario peruano e incluso, de ciertos congresistas. Zapatero, quien había sido invitado para comentar el fallecimiento de Zerolo, su correligionario socialista, y conversar también de aspectos puntuales en la política nacional española se permitió enorgullecerse de aquel 10 de abril del año 2005 en que se aprobó el matrimonio homosexual en la España que entonces presidía.

jesús santos y pedro zerolo el día de su boda (foto: el confidencial)

Al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en general, y a Zapatero en particular, se les pueden hacer muchas críticas, desde los escándalos de corrupción protagonizados por miembros de su partido, la crisis que negaron como estrategia política, la reforma laboral que precarizó empleos en España y que es una variable considerable del índice de paro en España, etcétera. No seré yo quien aplauda ni al PSOE ni al expresidente. Pero cuando la discrepancia es argumentada y seria, se puede reconocer lo bueno.

¿Imaginan ustedes a algún expresidente peruano (o al actual) hablando con orgullo de la legalización del matrimonio homosexual, su urgencia e importancia? Y no sólo eso, Zapatero se permitió también jactarse de haber sido el tercer país en el mundo en poner de relieve esta demanda y, sobre todo, contar con una de las leyes más amplias y completas en materia de reconocimiento de derechos de la comunidad LGTIBQ en el mundo. En efecto, la ley española contempla igualdad en una amplitud de campos y permite también la adopción . Lo más impactante es, sin embargo, que fue aprobada hace DIEZ AÑOS. El Perú, en este contexto, parece un país que vive en las sombras de la caverna, en el atraso, a espaldas del tiempo y, sobre todo, de su gente.

Aquí, la defensa en materia de igualdad está tan naturalizada que hablar de ella no genera tanta polémica como consensos. Hay demandas por derechos y la recuperación de muchos de ellos luego de que fueran recortados producto no sólo de la crisis, sino de las políticas de “austericidio” implantadas, mantenidas y defendidas tanto por el Partido Popular y el PSOE. Pero lo cierto es que este es un país en que hubo alguna vez una noción concreta de “Estado de Bienestar” y ello ha generado también una cultura sociopolítica de la defensa de la igualdad, al menos en materia de derechos civiles.

MARTHA CHÁVEZ LOGRA QUE SE APRUEBE AYER UN MAMOTRETO LEGAL QUE INVISIBILIZA A LA COMUNIDAD LGTBIQ EN EL PERÚ (FOTO: LA REPÚBLICA - ARCHIVO)

Por estas razones, oír ayer a Martha Chávez ha sido aún más vergonzoso. Escucharla defender e incluso entibiar aún más su proyecto de ley de “Unión Solidaria”, un mamotreto que busca hacer de máscara legal que justifique seguir invisibilizando y negando derechos a la comunidad LGTBIQ es todo lo opuesto al sentido común, a ese “amor al prójimo” que desde sus púlpitos defienden los conservadores que se oponen a otorgar derechos iguales para todxs y golpea la memoria de personajes tan válidos e importantes como Pedro Zeloro.

Hace 10 años en España tampoco había consenso respecto de esta ley. Dentro de las filas del PSOE hubo posiciones críticas y en el parlamento, el Partido Popular, fiel a sus ideologías conservadoras como la que ha llevado a retroceder en lo avanzado respecto a la legalización del aborto hace unos meses, votó en contra. Y, aún así, es la lucha de la gente, de personajes como Zeloro, la que logra cambiar la agenda, ejercer una presión justa sobre los representantes y, sobre todo, cambiar el rumbo de un país en el cual amar y unirse como producto de ese amor es una opción a la cual todxs pueden acceder.

No es fácil. No puedo sino imaginar la indignación de los miles de ciudadanxs peruanxs que se encuentran expuestos a argumentos absurdos que pretenden negarles sus derechos. Entiendo que continuar la lucha luego de atropellos por todos los flancos, incluso por parte del Estado, ha de ser agotador y decepcionante. Pero cada decepción puede ser el motor que inicie un nuevo intento y, ¿por qué no?, que sume a más ciudadanxs a esta lucha justa. 

Este no es un tema generacional, ni exclusivo de la comunidad LGTBIQ: esta es una lucha de todxs, del sentido común que nos dice que tú y yo, sólo por “ser”, merecemos tener iguales derechos y con los mismos nombres. Es hora entonces de sacar del mapa, y de nuestro congreso, a las Marthas Chávez, Julios Rosas y demás. Hace falta tener a más Pedro Zeloros. Así podremos lograr que en materia de derechos civiles España deje de estar a 10 años de nosotros y que la 'Unión Solidaria' sea, en unos años, un recuerdo absurdo del cual podamos reírnos cuando brindemos con orgullo por una ley verdaderamente justa. 


Escrito por

Laura Arroyo Gárate

Peruana, feminista, lingüista, ronca, trabajólica y miope. Y, a veces, pianista.


Publicado en

Altoparlante

Altoparlante